Pescado azul rico en Omega 3,el nombre de la Sardina tiene como origen la «Costas de la Sardina» en Cerdeña donde eran muy abundantes.

Los mejores meses, para disfrutar de ellas, son los meses sin erre,(Mayo, Junio, Julio y Agosto),sabrosisimas en la barbacoa,pinceladas con un majado de ajos, aceite y perejil, a veces rehuimos de hacerlas en casa, porque después huele la casa entera, hoy os damos un truco para que ésto no pase y podáis disfrutar de unas buenas sardinas en casa.

Cuando vamos a la pescaderia, debemos decirle al pescadero, como vamos a hacer el producto que nos llevamos a casa, para que él nos lo pueda limpiar y preparar adecuadamente, en éste caso, hay preferencias, de quién se las lleva con las tripas y quién prefiere asarlas ya limpias.

Una vez en casa, salamos con sal gruesa las sardinas, las pincelamos con una mezcla de aceite, ajo y perejil, y las colocamos en una fuente,(debemos poner poco  aceite, ya que las propias sardinas, soltarán grasa) y las asamos durante diez minutos, al cabo de los cuales les daremos la vuelta, y las dejamos otros diez minutos.

Retiramos las sardinas, dejamos el horno encendido cinco minutos más e introducimos una bandeja con una taza de agua caliente y un limón cortado en trozos,aquí está el TRUCO.

El agua y el limón generarán un vapor que ayudará a limpiar el horno de los olores de la cocción de las sardinas.

Unos granos de café, o hierbas aromáticas que tengas, ayudará en la labor.

 

 

Centro de preferencias de privacidad

    Cookies Necesarias

    Advertising

    Analytics

    Other